Views
3 years ago

Octubre de 2018

  • Text
  • Rover
  • Coche
  • Mundo
  • Cape
  • Sistema
  • Historia
  • Mejor
  • Motor
  • Vida
Comparte la pasión de una comunidad amante de Land Rover en un remoto rincón de la India | Descubre cómo es conducir sobre hielo con un Range Rover Velar | Explora la impresionante ciudad de Donegal, con el aventurero marino Monty Halls y su familia | Revive la sensación de volver a ser niño con el Above & Beyond Tour | Descubre por qué el Range Rover PHEV impresionó al alpinista Jimmy Chin | Conoce al Defender más poderoso: el genuino Classic Works V8

CLASSIC WORKS

CLASSIC WORKS 72

«Mi tío tenía un Land Rover Discovery de la primera generación», recuerda Tim Hannig, director de Land Rover Classic. «Íbamos a visitarle a Dinamarca. Tenía el típico coche de cazador, lleno de trastos, pero recuerdo que abría aquel enorme portón trasero y me sentaba en el banco del fondo. Tenía ocho años y era muy emocionante». Cada Land Rover tiene su propia historia y la suma de todas ellas ha contribuido a dar forma a una leyenda que ha cumplido ya 70 años y ha llegado a todos los continentes (e incluso a algún pedazo de océano, como puede atestiguar el primer vehículo terrestre en cruzar el estrecho de Bering, en 2008). Ahora, la historia de Land Rover estrena su propio santuario: unas nuevas instalaciones en los Midlands británicos, un espacio de 14.000 m² que ha costado casi 8 millones de euros. La planta de Classic Works está pensada para la venta, el mantenimiento y la restauración de vehículos y es la mayor del mundo de este tipo. En la entrada, un showroom da la bienvenida a los visitantes. Al otro lado de unas enormes puertas de cristal, se pueden ver las 54 zonas de trabajo del taller, con zonas destinadas al desmontaje, el reacondicionamiento y el ensamblaje. Y, en el fondo, como si de una rebotica de lujo se tratara, se esconde la Classic Collection, un recinto con más de 500 vehículos. «Classic Works tiene casi el papel de un museo, pero sin serlo», explica Hannig. «La visita guiada permite conocer los orígenes de la empresa, pero al final estamos en un entorno de trabajo, o sea que es historia en movimiento». EN BUSCA DE LA PERFECCIÓN Pero, ¿por qué invertir tanto dinero en una planta para vehículos descatalogados? Para Hannig, hay dos respuestas: «En primer lugar, para celebrar la historia de la marca y acercarla a otras personas», explica. Con una historia tan dilatada como la de Land Rover, sobran los motivos para la celebración. Sin embargo, es la segunda respuesta la que ha convertido Classic Works en una realidad. «Tenemos que ser sostenibles», asegura Hannig. Un objetivo más que plausible porque la restauración de Land Rover antiguos desata auténticas pasiones. «Cuando en 2015 recuperamos la producción del Series I de 1948, la acogida fue increíble», recuerda Greg King, ingeniero de Classic Works. «La primera vez que supe del proyecto era poco más que una idea y se estaba estudiando su viabilidad. Nadie imaginaba que triunfaría de esta forma». King, según él mismo reconoce, es un «enfermo de los Land Rover». El origen de esta pasión se remonta a su infancia, en una granja del sur de Devon. Con 16 años se incorporó como aprendiz a la empresa. Poder formar parte de un proyecto como este supuso para él un sueño hecho realidad. «Tenemos todos los planos originales, desde los años cuarenta», explica King. Gracias a esta información, los resultados conseguidos en los proyectos de restauración de Land Rover no tienen rival. Sin embargo, de poco sirven los planos sin alguien que sepa cómo leerlos. Y en un sector tan especializado como el de los coches clásicos, Hannig está convencido de que es fundamental contar con los mejores profesionales. Hace dos años, había unos 35 empleados trabajando en un rincón de la planta de Solihull. Hoy, 140 especialistas despliegan su talento en su propia planta, la de Classic Works. Desde simples lavados de cara hasta cambios de motor: el equipo de Classic Works puede devolver la juventud perdida a Land Rover de todas las edades. Abajo, derecha: Felix Welch, director general. «Los clientes nos confían sus vehículos. Un coche clásico tiene un valor sentimental», insiste. «Tenemos que tratar el vehículo con el mismo cariño». El carácter manual de los procesos impide automatizar los controles de calidad, a diferencia de lo que ocurre en las líneas de producción de las fábricas. «No podemos comprobar con robots si las tuercas de las ruedas están apretadas al par correcto», admite Hannig. «Cada coche es diferente. Por eso, no solo necesitamos a personas preparadas y muy cualificadas, sino también motivadas para darlo todo, día tras día». « UN COCHE CLÁSICO TIENE UN VALOR SENTIMENTAL Y DEBEMOS TRATARLO CON CARIÑO». EN BUSCA DEL HORIZONTE El sector de la restauración de vehículos está integrado básicamente por pequeñas empresas. Classic Works se mantiene fiel a este espíritu, pero con la ventaja añadida de poder trabajar en las mejores condiciones. «Classic Works está aportando un impulso muy positivo», explica Hannig. «Nuestros catálogos de piezas tienen lagunas y estamos decididos a mejorarlos. El año pasado introdujimos 150 piezas nuevas. Y en este esfuerzo necesitamos a auténticos entusiastas a nuestro lado». Compartiendo conocimientos, las empresas del sector pueden identificar qué componentes son más necesarios. «Y nosotros tenemos la posibilidad de invertir, lo que redunda en beneficio de todos», afirma Hannig. «El trabajo que hacemos en los vehículos genera unos conocimientos que nos permiten diseñar nuevos repuestos y ponerlos al alcance de todos. Porque alguien que esté restaurando su coche en casa también tiene que poder trabajar con piezas de calidad». Classic Works es también una tienda de Land Rover. De hecho, es la primera tienda propia de su historia, ya que hasta ahora la marca se había dedicado en exclusiva a la producción y la venta mayorista. Hoy, abre de par en par las puertas de su fábrica y su establecimiento, lo que supone un auténtico cambio de paradigma que le ha permitido establecer un nuevo tipo de conexiones con los clientes. «Desde que pusimos en marcha las visitas guiadas a la planta hemos tenido lleno cada día», asegura Felix Welch, director general de Classic Works. «Estos coches son casi como obras de arte y atraen a gente relativamente nueva en el mundo de los vehículos clásicos y también a incondicionales de la marca. El pasado domingo organizamos un encuentro del Land Rover Breakfast Club y acudieron 52 Defender edición 50.º aniversario. ¡Nunca antes se habían visto tantos juntos!» Classic Works se ha fijado horizontes todavía más ambiciosos, con una segunda planta en marcha ya en Essen (Alemania) y otra prevista en Norteamérica. «Ofreceremos nuestros servicios allí donde haya demanda», asegura Hannig, que añade con una sonrisa traviesa: «Land Rover no tuvo ningún problema en cruzar las fronteras del Reino Unido. De hecho, llegó bastante más lejos». 73

 

Revista Land Rover

 

La revista Land Rover Magazine recoge en sus páginas historias de diferentes lugares del mundo que hablan de fuerza interior y de afán de superación.

En este número, ponemos a prueba el Defender de la mano de dos intrépidos y jóvenes aventureros mientras preparan una expedición al Polo Sur. También celebramos los 50 años del Range Rover participando en una ruta que descubre las maravillas de Dubái. Echamos la vista atrás, pero también miramos hacia el futuro: un grupo de visionarios nos explica las tecnologías que pueden cambiarnos la vida en los próximos años.

Jaguar Land Rover Limited: Registered office: Abbey Road, Whitley, Coventry CV3 4LF. Registered in England No: 1672070