Views
3 years ago

Octubre de 2018

  • Text
  • Rover
  • Coche
  • Mundo
  • Cape
  • Sistema
  • Historia
  • Mejor
  • Motor
  • Vida
Comparte la pasión de una comunidad amante de Land Rover en un remoto rincón de la India | Descubre cómo es conducir sobre hielo con un Range Rover Velar | Explora la impresionante ciudad de Donegal, con el aventurero marino Monty Halls y su familia | Revive la sensación de volver a ser niño con el Above & Beyond Tour | Descubre por qué el Range Rover PHEV impresionó al alpinista Jimmy Chin | Conoce al Defender más poderoso: el genuino Classic Works V8

«ERA UNA OPORTUNIDAD

«ERA UNA OPORTUNIDAD PARA EMPRENDER UN AUTÉNTICO VIAJE DE DESCUBRIMIENTO». 56

UNA VIDA DE DESCUBRIMIENTO El Discovery ni se despeina en las carreteras de grava de la costa. La conquista de los peñascos de Sliabh Liag ofrece momentos únicos, especialmente para la pequeña e incansable Isla. asientos traseros del coche, con unas ganas locas de lanzarse a descubrir lo que ven por la ventanilla. En realidad, este condado es un patio de recreo perfecto para cualquier edad. Con una superficie de 4.861 km² y solo 160.000 habitantes, la naturaleza es la dueña absoluta de grandes extensiones de este indómito territorio, con sus lagos, antiguas turberas, bosques y montañas. No tengo del todo claro en qué punto una colina pasa a convertirse en montaña, pero las cordilleras de Derryveagh y Blue Stack compensan su discreta estatura con un auténtico derroche de espectacularidad. Sin embargo, no puedo esperar más a poner los pies en remojo y nos dirigimos al bucólico puerto de Portnablagh para cumplir este objetivo. Una de las curiosidades de Donegal es que puedes aparcar casi dentro del mar, cosa que efectivamente hacemos, no sin antes encomendarnos al Discovery y a su fenomenal aplomo sobre la arena. Dicen por aquí que, en temporada alta, no pasa un día sin que un coche se convierta por accidente en vehículo anfibio cuando sube la marea, por lo que me reconforta saber que puedo batirme rápidamente en retirada si las cosas se ponen feas. De paso, esta circunstancia me sirve para usar la Land Rover Activity Key, que (lo confieso) descubrí dentro de la guantera poco antes de este viaje. Y todavía me siento más idiota cuando pienso en las veces que he escondido la llave principal bajo un matorral al salir a bucear o surfear en los últimos seis meses, cuando podía haberme puesto el brazalete y quedarme tan pancho. Más vale tarde que nunca, así que doy un toque con la correa en el maletero y, al escuchar el reconfortante silbido del cierre centralizado, recojo los bártulos y voy al encuentro de las pequeñas, que están ya chillando y chapoteando en medio de un suave oleaje que apenas las cubre hasta las rodillas. Teníamos decidido salir en kayak hasta un arco natural, donde viven (o eso conté a Isla y Molly) unas sirenas mágicas. Tras unas pocas paladas llegamos al arco, un paraje hechizado por un baile de reflejos y sibilantes susurros. Molly, sentada entre mis rodillas en el kayak, asegura haber avistado a una sirena atrapando un pez, pero yo no puedo corroborarlo, porque «solo los niños pueden ver las sirenas, los mayores no». Una explicación que a los dos nos parece de lo más plausible. Por la tarde, extasiados tras el baño de sol y los recuerdos de la jornada, ponemos rumbo al lugar en el que pasaremos la noche. Y ese lugar es ni más ni menos que un faro. ¿Existe algún sitio más mágico para un niño pequeño? ¿Y para un adulto de 51 años? Además, no es un faro cualquiera: el faro de Fanad, construido en 1817, sobresale con sus 22 metros de un extremo de la península de Fanad. A primera vista, no parece muy alto, pero tras subir los 79 escalones que llevan hasta arriba del todo, su estatura adquiere una nueva dimensión. Las vistas que contemplamos desde lo más alto son tan inconmensurables y de una belleza tan desgarradora que las pequeñas quedan anonadadas. El alojamiento se ubica en los antiguos aposentos del farero, cuyas paredes esconden miles de historias. Mientras caemos en brazos de Morfeo, nos acompaña el murmullo de las olas en las caletas que tenemos a nuestros pies, justo debajo de las camas. El siguiente objetivo de nuestra lista era montar a caballo por la playa. Llegados a este punto, tal vez sea hora ya de admitir que este viaje no estaba pensado exclusivamente para el disfrute de dos niñas pequeñas. Posiblemente en la lista se nos colara también algún que otro capricho de adulto. Pasamos el día acompañados por los profesionales del Tullagh Bay Equestrian Centre, que, armados de paciencia, remueven cielo y tierra para encontrar monturas para toda la familia y guiarnos en un paseo por las dunas de la playa de Tullagh. Molly viaja a lomos del poni más pequeño que he visto en mi vida, con los ojos como platos ante la fascinante experiencia. El contraste lo 57

 

Revista Land Rover

 

La revista Land Rover Magazine recoge en sus páginas historias de diferentes lugares del mundo que hablan de fuerza interior y de afán de superación.

En este número, ponemos a prueba el Defender de la mano de dos intrépidos y jóvenes aventureros mientras preparan una expedición al Polo Sur. También celebramos los 50 años del Range Rover participando en una ruta que descubre las maravillas de Dubái. Echamos la vista atrás, pero también miramos hacia el futuro: un grupo de visionarios nos explica las tecnologías que pueden cambiarnos la vida en los próximos años.

Jaguar Land Rover Limited: Registered office: Abbey Road, Whitley, Coventry CV3 4LF. Registered in England No: 1672070