Views
2 years ago

Diciembre 2019

  • Text
  • Vista
  • Bisonte
  • Rover
¿Surf en Islandia? El Nuevo Land Rover Defender lo hace posible | Bellerby & Co: el arte de crear globos terráqueos en Londres | Una espectacular galería de fotos tomadas por drones | La escritora Helen Russell explora el significado de la felicidad | Un relato corto de Jean MacNeil en exclusiva

«¿Atacarían a un

«¿Atacarían a un caballo?» «Oh, sí. Aquí un caballo se parece mucho a un antílope ruanés o sable, o a un kudú». Le conté que, cuando cabalgaba en la estepa baja, siempre evitaba el ébano africano. Es el lugar perfecto para el leopardo gracias a sus ramas anchas y planas, lo suficientemente lejos del suelo como para matar. El leopardo es el felino grande más calculador, le dije. El más volátil. Su potencia es increíble: una hembra pesa solo 42 kg pero puede doblar una cría de jirafa en un árbol por si sola. Perdí de vista a Leo mientras hablábamos. De la nada me atravesó un escalofrío, a pesar de que estábamos a 30 grados. Pensé, qué raro: la sensación era como una premonición, como vislumbrar la cola de un animal al desaparecer tras una esquina.. Sentí, más que oí, la conmoción. Un forcejeo, luego una fuerte exhalación rápida de un caballo. Antes de darme cuenta, Siegfried pasó a nuestro lado al trote. Fustigué a Eeshani, hacia la luz roja de las montañas. Leo estaba en el suelo. No me gustó la posición de su cuerpo, fetal. Me tiré de la montura. «A ver, todos. Seguid montados». La familia respondió a coro, «¿Qué ha pasado? ¿Está bien?» Me agaché y lo agarré por las axilas. «Leo, Leo». Detrás de mí, Eeshani huyó, algo raro en ella; por lo general era un purasangre poco nervioso. La vi alejarse, con las riendas alrededor del cuello. «Quietos», grité, pero no era necesario. La familia estaba paralizada en sus monturas, mirando fijamente a algo detrás de mí. Con Leo renqueando entre mis manos, me giré. Incluso a plena luz del día la sombra se mezclaba con el paisaje: el lomo moteado, los lunares amarillos y ocres que parecían piedras en un río bullicioso. Solté el cuerpo de Leo. Me quedé de pie y miré al leopardo a los ojos. Tenían el verde metálico del árbol espina de búfalo. Movía la cola atrás y adelante, hipnótico como una cobra. En la punta tenía un mechón de pelo negro. Tuve la necesidad de hablar con él y decir: «Se supone que no debes estar aquí». Hay una superstición entre los guías de la naturaleza, equivalente al tabú de decir «Macbeth» en un teatro: nunca mencionas al animal que las personas a las que llevas quieren ver si quieres que aparezca. El felino compuso una cara de malicia sin esfuerzo que me impresionó. Dos incisivos afilados y amarillentos brillaban en mi dirección. Pensé en un detalle que le habría ahorrado a la agradable mujer que estaba petrificada en su silla a 50 m, si me lo hubiese preguntado: cuando los leopardos atacan a los « La familia estaba paralizada, mirando fijamente a algo detrás de mí » humanos, les arrancan la cabellera, quitando la cara y la coronilla con los dientes. Los minutos se hicieron eternos mientras nos contemplábamos. Entonces algo cambió en los ojos del leopardo, se dio la vuelta y se fue. Pensé en la luna. No sé por qué, pero me inundaron los nombres de sus mares. Tuve una visión de D. du Plessis enseñándonoslos en el colegio, Leo y yo sentados juntos en nuestros pupitres: Oceanus Procellarum, océano de las tormentas; Mare Crisium, mar de las crisis; Mare Imbrium, mar de las lluvias. Esa noche Leo y yo nos sentamos en nuestra veranda. «¿Seguro que no estás en shock?» Meció la cabeza entre las manos. «No». «Bueno, mañana vamos al médico». Las estrellas giraban en el cielo. «Mira». Señalé la penumbra roja de Antares, en medio de la constelación de Escorpio. La cúbica Cruz del Sur inclinada sobre el horizonte, su diagonal dirigido al sur, hasta la Antártida. «¿Alguna vez vimos estrellas así en Ciudad del Cabo?» «No, estábamos demasiado ocupados». Tragó. «No lo veía. ¿Cuántas veces me ha tirado Siegfried? Una, quizás dos, en 10 años». Cualquier caída duele en el orgullo de un jinete. Dije, «Si te vas a caer, qué menos que por un leopardo». Nuestros ojos se encontraron. Vi los mismos ojos que había estado mirando casi 30 años: compañero de pupitre, compañero de equitación, mejor amigo. En su culpa acechaba una nota de reprimenda. Solo más tarde entendí que intentaba disculparse - por casi morirse o matarme, asustar a una familia, el fracaso del negocio y por algo más, un colapso misterioso en el que yo estaba implicada de algún modo. «Siempre has sido tan capaz», dijo. Me atravesó un escalofrío, otra intuición, quizás. Pronto me despertaré en la cabaña encantada por babuinos para descubrir que las botas, la chaqueta y la camioneta de Leo no están. Dejará los caballos. Sabe que no sobreviviré sin poder montar a diario. Tuve una visión: cabalgo sola en las llanuras del Cederberg. Mis huéspedes me preguntan los nombres de las flores, los árboles, los animales del bioma Namaqua. No les defraudo: arbusto kapok, higos salvajes, damán roquero, árbol gigante del estremecimiento. Pasamos entre rocas precámbricas, por ríos de piedra que llevan secos siglos, seguimos el humo de canela más débil de la montaña fynbos. Leo tiene la cara vuelta hacia la noche, su perímetro está a raya por la linterna del huracán. La noche devuelve la mirada, implacable en las montañas, más espesa que el aire. 74

 

Revista Land Rover

 

La revista Land Rover Magazine recoge en sus páginas historias de diferentes lugares del mundo que hablan de fuerza interior y de afán de superación.

En este número, ponemos a prueba el Defender de la mano de dos intrépidos y jóvenes aventureros mientras preparan una expedición al Polo Sur. También celebramos los 50 años del Range Rover participando en una ruta que descubre las maravillas de Dubái. Echamos la vista atrás, pero también miramos hacia el futuro: un grupo de visionarios nos explica las tecnologías que pueden cambiarnos la vida en los próximos años.

Jaguar Land Rover Limited: Registered office: Abbey Road, Whitley, Coventry CV3 4LF. Registered in England No: 1672070