Views
2 years ago

Diciembre 2019

  • Text
  • Vista
  • Bisonte
  • Rover
¿Surf en Islandia? El Nuevo Land Rover Defender lo hace posible | Bellerby & Co: el arte de crear globos terráqueos en Londres | Una espectacular galería de fotos tomadas por drones | La escritora Helen Russell explora el significado de la felicidad | Un relato corto de Jean MacNeil en exclusiva

Historia corta exclusiva

Historia corta exclusiva Gente de caballos por Jean McNeil Oriunda de Nueva Etia, Canadá, McNeil es una premiada autora de 13 libros, incluidas seis QRYHODV)XHHVFULWRUDUHVLGHQWHHQOD$QW£UWLGDFRQOD%ULWLVK$QWDUFWLF6XUYH\HVJX¯DFXDOLƓFDGD GHVDIDULDbSLH6X¼OWLPDQRYHODFire on the Mountain, está ambientada en el sur de África. L legamos a Cederberg a finales de agosto. La tierra estaba tapizada con una flor que supe que se llamaba Haemanthus, o brocha de pintor. Nos recibieron cinco mujeres y tres perros. Las mujeres (Helene, Maria, Annelise, Marine y Wilma) eran parientes, aunque era difícil determinar el parentesco. Dije, «Típico de ti, Leo, encontrar una granja de mujeres». Helene era una mujer robusta de unos 40 años, de voz aguda pero no desagradable. Cuando vio que era yo la que conducía el remolque dijo, «¡Gracias a Dios, una mujer!». Más tarde, cuando pregunté por los hombres, Helene dijo que su padre había muerto de un infarto, los hijos estaban en un internado y había un capataz, pero la mayor parte del tiempo estaba en el monte. Hizo un gesto en dirección a un camino arenoso. «Hace tiempo que no tenemos caballos aquí, así que las cuadras están en mal estado. Pero al menos tendréis vuestra intimidad». Pensó que éramos pareja. La mayoría lo hacía, al menos al principio, y Leo no les sacaba del error. «Cuidado con los babuinos», dijo. «No dejéis la puerta abierta, ni un segundo. También saben abrir las ventanas, hemos puesto pestillos». Bajamos por el camino flanqueado por esquisto ocre. Sentí que nos miraban (los ojos de los Khoisan, si fuese fantasiosa). Vemos la silueta del bosquimano por todos lados (en el envase del rooibos orgánico que Helene cultiva, pintado en el lateral de las cabañas de vacaciones que alquila a los senderistas y escaladores y a las familias que quieren rusticidad, en los folletos turísticos que reparten en Clanwilliam): en todos los sitios menos en la tierra que una vez atravesaron a pie, luchando contra los leopardos y los leones, para cazar. Llegamos a las cuadras y soltamos los enganches del remolque. Eeshani sudaba a mares. Leo dijo, «¿Qué va a hacer un purasangre con este calor?» «Va donde vaya yo. Si hace demasiado calor para ella, me vuelvo», dije. Llevé a Eeshani a la cuadra, que olía a excremento de babuino. Trozos de viejas bridas, petrificados por el calor de Cederberg, colgaban como piezas de carne de clavos oxidados. Eeshani metió la nariz en los establos húmedos y retrocedió como si hubiese visto un fantasma. Me senté en un montículo de heno fosilizado. Me embargaba una sensación de irrealidad. ¿Realmente habíamos dejado todo atrás? El tilo al final del jardín, los lirios de piña, el lomo de iguana de la Montaña de la Mesa cortando el cielo. «Janine, no podemos volver». Los ojos verdes de Leo se llenaron de sombras. «Podrías haberte quedado», dijo. «Tú no estabas en los préstamos». «Parece que quisieras que te deje en el exilio. ¿Te sentirías menos culpable así? No respondió. Siegfried me miró con clara ansiedad – los caballos son igual de buenos que los humanos para eso, la nota de alarma en sus ojos era igual de visible. No estaba acostumbrado a vernos discutir. Leo y yo siempre hemos tenido una sensibilidad innata para saber qué le ocurre realmente al otro: fue esta sensibilidad natural y nuestro amor por los caballos lo que nos unió. De hecho, los caballos fueron el cauce: éramos un estrecho cuarteto unido por un pacto poco habitual.. Nos hicimos a la granja. Olvidamos nuestras vidas tan rápido que me pregunté por qué nunca había puesto tierra de por medio. Me gustaba esa distancia, cicatrizar el arrepentimiento. Había oído hablar de cortar por lo sano, pero nunca lo había hecho y me preguntaba por qué había tardado tanto. En primavera, caían ciruelas del árbol al lado de casa y Marine hacía pastel de granadilla agria, que nos traía a diario. El negocio iba bien. Los visitantes venían de Ciudad del Cabo o de Johannesburgo. Al principio les sorprendía que yo fuese la guía. No decían nada hasta que veían mi rifle, el .375 que llevaba en una alforja ILUSTRACIÓN: DAVID DORAN 72

especial. A veces bromeaban, ¿Me va a disparar si no agarro bien las riendas? Yo me limitaba a sonreír y decía que en Sudáfrica, la ley exigía ir armado en espacios salvajes. En primavera, evitábamos la oficina de correos. Cuando la visitábamos, nos esperaba una pila de cartas con la mención de «Última notificación» y «Los agentes judiciales actuarán de oficio». Entre ellas había otras de papel grueso, dirigidas a Leo con una letra impecable. Nunca dio a las mujeres que dejaban su caballo a nuestro cuidado su email personal, dejándome esa parte del negocio (cito: «El email va contra mi religión»). A veces pensaba en esas mujeres, sentadas ante mesas en los suburbios del sur de la ciudad, en casas rodeadas por puertas electrificadas, encerradas en sus coches camino a Woolworths en Century City o Claremont, soñando con Leo, el hombre osado que se fue al árido norte. Leía las cartas y luego las quemaba. Nos sentábamos alrededor del fuego y veíamos la ceniza revolotear encima de las llamas, mecida hasta el cielo nocturno por el calor del fuego, hasta ocupar su sitio en las estrellas. Era febrero, verano, y el sol caía sin piedad. Helene apareció una tarde en su camioneta. El ángulo en el que la aparcó me dijo todo lo que necesitaba saber. «Ha habido una queja», dijo Helene, antes de llegar a nuestra puerta. «¿Sobre qué?» «La madre de la familia que llevasteis ayer. Dijo que Leo la miraba de soslayo». Traté de recordar la familia: una mujer, un hombre, dos adolescentes, lo normal. Eran alemanes u holandeses. A los niños les encantaron las historias de Leo sobre la jirafa que una vez pisó estas llanuras, hace 500 años. Se apoyó en el dintel de la parte inferior de la puerta. «No tengo ninguna queja sobre ti. Por el amor de Dios, ni siquiera eres su novia». Bajó la vista. «Perdón, sé que no me corresponde a mí decir eso». Sacudí la cabeza. «No es un mirón. Simplemente está alerta. Es responsable de los que salen con nosotros, igual que yo. Por eso les mira. Las mujeres siempre malinterpretan el interés de los hombres». Helene frunció el ceño. «Los de los caballos siempre sois distintos». Encontré a Leo con Siegfried. «¿Por qué haces esto? Pensé que habíamos acordado que lo dejarías». «Y lo he dejado». No era sarcástico, pero sus palabras mordían. Evitó mi mirada. «Solo necesito controlar... mis pensamientos». Me recliné en la red de heno, las puntas afiladas del heno se me clavaban, y miré en sus ojos verdes. Pensé que, después de tanto tiempo, no sabía quién era yo. Quizás pensase que era una de las mujeres que acababan en su cama como salida de un dispensador automático. «No hay por qué destruir nuestro futuro aquí». En los ojos de Leo apareció un extraño movimiento lateral. Nunca lo había visto: fluido, de lagarto. «No podría vivir sin ti». «No soy tu mujer», siseé la palabra. Leo también lo oyó, como si una serpiente hubiese entrado en el establo, y retrocedió. Helene nos dio otra oportunidad. Le gustábamos (ambos), recalcó. No se veía buscando a otras personas con caballos a corto plazo. En agradecimiento, pasamos dos días limpiando la cuadra de arriba a abajo. Llegó el invierno, una temporada de días agotadores. Empezábamos pronto por la mañana con chaquetas acolchadas y guantes, pero a las 10 ya estábamos en camiseta. Luego volvía agosto, con la inminente primavera y su carga de flores que tapizan este lugar áspero seis semanas al año: Sneeuprotea, Blou Bergaster, Geel Perdekop, Geel Botterblom, Boegoe, Pienk Handjie. La tierra parecía animarnos a quedarnos en su extremismo rojo y crudo, el calor sofocante, atardeceres color granada, el viento silbando entre la hierba áspera. Cabalgábamos hasta la presa, un recorrido que solíamos hacer. Se había dragado un lago artificial para regar las granjas de cítricos que se extendían cientos de kilómetros. Nubes bajas preñadas de lluvia rodaban desde el norte, desde Namibia. La familia que nos había tocado no era pesada: capense, el padre profesor de historia. Probablemente vivían en Rondebosch o Newlands y asistían a los conciertos de los jardines botánicos de Kirstenbosch en verano. Los niños habían aprendido a montar, su postura era buena – en alerta, autoritaria. Leo se deslizó en su posición de apoyo detrás. Mientras la familia miraba las avutardas con los prismáticos, la matriarca, una guapa mujer rubia delgada, todavía de huesos finos, su rostro escondido bajo una visera de golf rosa, se puso delante de mí. «Es genial ver a una mujer al mando». Me dirigió una tímida sonrisa. «Debe sentirse muy confiada aquí». «Gracias. Llevo cabalgando desde pequeña». Señaló a Leo, que iba sobre Siegfried y tenía la mirada fija detrás del grupo, de espaldas a nosotros. «¿Es su marido?» «No, somos amigos y socios comerciales». No sé por qué di ese dato innecesario. «Debe ser peligroso llevar gente a la naturaleza». Me gustaba estar distendida con los turistas: cuanto mejor supiesen, mejor. «Es mucho más relajante que montar en la estepa baja», dije. «No hay leones». 73

 

Revista Land Rover

 

La revista Land Rover Magazine recoge en sus páginas historias de diferentes lugares del mundo que hablan de fuerza interior y de afán de superación.

En este número, ponemos a prueba el Defender de la mano de dos intrépidos y jóvenes aventureros mientras preparan una expedición al Polo Sur. También celebramos los 50 años del Range Rover participando en una ruta que descubre las maravillas de Dubái. Echamos la vista atrás, pero también miramos hacia el futuro: un grupo de visionarios nos explica las tecnologías que pueden cambiarnos la vida en los próximos años.

Jaguar Land Rover Limited: Registered office: Abbey Road, Whitley, Coventry CV3 4LF. Registered in England No: 1672070